Pareja

Relaciones de pareja sanas y sus amenazas

¿Quién dijo que mantener una relación de pareja, era sencillo?. ¿Será posible posible construir relaciones de pareja sanas?

No es sencillo, y si es posible. Vale la pena esforzarse y aprender, vale la pena vivir en una relación que nos genere paz.

Como bien lo dice el reconocido terapeuta #CarlosFraga:

“Si te da paz, si se quiere quedar y si hace equipo fácilmente contigo, esa es la persona ideal para quedarse en tu vida”.

Relaciones de pareja sanas

Ahora bien, ¿por qué no es sencillo lograr relaciones de pareja sanas?

Por las amenazas, que no necesariamente están todas en el entorno, muchas de ellas están dentro de cada uno de nosotros.

Amenazas Internas (desde nosotros mismos):

  • Nuestras inseguridades:

Al no creer en nosotros mismos, difícilmente podremos creer en el otro, además se pueden desencadenar relaciones codependientes.

  • La falta de amor propio:

Una persona que se quiere y acepta tal y como es, estará más preparada para amar desde una posición más consciente y madura.

  • Que te irrespetes a ti mismo:

Cuando rompemos nuestras propias reglas y no valoramos lo que somos, cediendo muchas veces a lo incorrecto incluso para satisfacer a otro.

  • Los miedos:

Esos que ni malos, ni tan buenos, pero que si no aprendemos a manejar pudieran paralizarnos ante la vida.

  • El temor de perder y quererlo controlar todo:

Nos han hecho creer que el éxito y la felicidad parten de tener, de poseer y controlar. No sabemos perder.

Relación de Pareja - Mujer

  • Las carencias que quizás traemos de la infancia y las vemos reflejadas en nuestras parejas:

Muchas de las heridas o traumas de la infancia las trasladamos hasta las parejas, haciéndolos incluso pagar por hechos y resentimientos que desconocen.

  • Las culpas o resentimientos:

Sentimientos que nos atan y nos mantienen prisioneros del dolor, de la rabia y sin sabor de lo que no pudo ser o de lo que hicimos mal. Reconocerlos y trabajarlos con el perdón, podría ser el paso a la liberación.  

La principal amenaza es justamente la de perdernos, alejarnos de nosotros mismos, y depositar en el otro toda esperanza de vida.

Después y no menos importantes, están los factores externos que nos pueden complicar, no solo llegar a concretar una relación, sino también mantenerla en el tiempo.

Amenazas externas (desde la pareja o el entorno):

  • Infidelidades:

Las cuales son negativas principalmente porque es un irrespeto a la pareja, porque rompe acuerdos y se convierte en traición del principio que los unía, para desencadenarse en una cadena de mentiras que vician la relación.

  • Mentiras:

Cuando hay mentiras, no hay paz para ninguna de las dos partes, porque despiertan los signos de alerta permanentemente.

  • Críticas negativas:

Valorar poco a la otra parte, criticar y opinar negativamente de todo lo que hace y dice, hará que la persona vaya generando en su interior un concepto tóxico de sí misma.

  • Influencias negativas de amistades o familiares:

Va relacionado a la falta de seguridad, sin embargo, rodearse de gente negativa puede afectar directamente la relación, porque las acciones de las personas cercanas pueden influir en cambio de hábitos.

  • Rutina:

Existan hijos o no, siempre se está expuesto a dejarse llevar por la monotonía, por aquello que sin darnos cuentas se convierte en acciones o actividades muy repetitivas que pueden llegar a cansar o aburrir.

  • Falta de intimidad:

El día a día muchas veces nos absorbe, y descuidamos nuestras prioridades e intereses. La intimidad es importante en una relación, hay que tener momentos a solas, para hablar, reír, llorar, tener sexo y hasta para propiciar encuentros o salidas divertidas que ayudan a mantener una llama encendida.

  • Problemas económicos:

Siempre existen problemas de esta índole, pero cuando no son equipo para manejarlos y superarlos juntos, cuando una de las partes se ve afectada o sacrificada, se pone también en juego el respeto y la consideración.

Relación de Pareja

Es importante destacar que las amenazas no son impedimentos, por el contrario, son oportunidades que nos invitan a mirar más allá y decidir trabajar en una transformación que nos ayude a:

  • Vivir mejor con nosotros mismos y buscar siempre ser nuestra mejor versión.
  • A ser humildes y buscar ayuda cuando nos sintamos perdidos.
  • Trabajar la inteligencia emocional para enfrentar lo que no controlamos.
  • A aceptar a pesar de los duelos.
  • De igual forma y no menos importante, la transformación también nos invita a fortalecer vínculos poderosos y sanos en la pareja, esos que se convierten en una base muy sólida donde se edifica la relación.

Bases para relaciones de pareja sanas

  • Quiérete:

Estar cómo contigo mismo, hace que seas más feliz con una pareja.

  • Comunicarse:

Contarle a tu pareja sobre tus sentimientos.

Hazle preguntas y escucha sus respuestas.

Si te sientes molesta, díselo.

Evita que tu pareja tenga que adivinar lo que te pasa.

Hablar de los problemas genera confianza y fortalece la relación.

No olvidarse de decirle a tu pareja cuando hace algo que te hace feliz.   

  • Se honesto:

Sean sinceros con respecto a lo hacen, piensan y sienten.

La honestidad genera confianza.

Las mentiras dañan la relación.

  • Permítete tu espacio:

El tempo en pareja es bueno, pero estar 100% juntos no lo es.

Es bueno que cada uno tenga sus propios amigos e intereses fuera de la relación.

No confundas la estabilidad con la rutina.

  • Acepten que no están de acuerdo:

No siempre verán las cosas de la misma manera, y eso está bien.

Lo importante es respetar las ideas y opiniones del otro.  

No te esfuerce para que tu pareja te entienda, sino para entender a tu pareja.

Establecer límites.

  • Perdona y pide perdón:

Todos cometemos errores.

Debes estar dispuesta a pedir perdón por tus faltas y a aceptar las disculpas de tu pareja.

Piensa que lo que sucede entre dos nunca es responsabilidad de uno solo.

Recuerda que la pareja que dura es la que madura.

  • Apóyense:

Elogiar cada logro o reconocer las habilidades de la pareja.

Tu pareja debe hacer lo mismo por ti.

Tengan presente que una relación de pareja sana, se construye juntos.

  • Detalles en las relaciones de pareja:

Tener detalles constantes el uno con el otro.

Buscar espacios y momentos que les permitan compartir.

Siempre despedirse y reencontrarse con un beso.

Recuerda que la pareja no puede funcionar solo con sexo, pero tampoco sin sexo.

Relaciones de Pareja - Sexo

Cerramos con una frase de un especialista extraordinario e inspirador para estos temas de relaciones de pareja. 

“Nunca tendrás el amor que sueñas, siempre tendrás el que necesitas”. -Carlos Fraga-.

¿A qué amenazas te enfrentas o enfrentaste? ¡Cuéntanos tu experiencia!, nos ayudará a todas.

Mayra Rengifo

Salvar tu matrimonio

También te puede interesar:

¿Qué piensas sobre este tema? Deja tu comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *