Temor de las Madres

¿A qué le temen las madres?

La gran pregunta de muchos ¿a qué le temen las madres?.

Cuando llega la maternidad a nuestras vidas, llega lo bonito, lo grandioso; que difícilmente se puede explicar con palabras, es sencillamente mágico, es otro nivel de amor y felicidad que bien vale la pena cualquier sacrificio. 

Y en medio de ese festejo de vida, también aparecen los miedos, si, esos que nos activan las alarmas y nos mantienen atentas a más cuidados e incluso a más protección.

Esos miedos suelen ser mayores en las madres primerizas.

¿A qué le temen las madres?

Los principales temores de una madre, suelen ser los siguientes:

Salud:

La madres le temen a que sus hijos se enfermen, incluso que nazcan con alguna enfermedad.

Tiempo:

No poder pasar tiempo suficiente y de calidad con ellos.

Maldad:

Que le hagan daño.

El que lo puedan alejar de sus padres. 

Incertidumbre:

El que pueda pasarnos algo y quede solo. ¿Quién podría cuidarlo mejor que sus padres?. 

Ausencia de amor propio:

El que pueda no tener amor propio. Que por alguna razón, no se ame a sí mismo.

Su independencia: 

Que no pueda lograr ser independiente. Este también es un miedo muy importante y en el que podríamos tener cierta culpa, el que dependa siempre de nosotras.

Decepción:

Que no pueda lograr sus sueños. Queremos apoyarlos y estar a su lado para que cumplan todas sus metas, nos da temor que puedan tener alguna decepción.

Que logren ser felices:

Y así como en la salud, ¿A que le temen las madres?, a que no logren ser felices. Queremos que sean felices sobre todas las cosas.

Temor de Madre

Miedos de una madre primeriza:

  • Sensación de no ser una buena madre o no esforzarse lo suficiente, es uno de los miedos más comunes.
  • Temor a una posible muerte súbita.
  • No ser capaz de alimentarlo correctamente.
  • Miedo a que se ahoguen con algún objeto o alimento.
  • Cometer algún error en su cuidado que tenga consecuencias permanentes o irreversibles.
  • Pensar que no se le dedica el tiempo suficiente.

Algunos miedos insólitos: 

  • Que el bebe sea cambiado por otro en el momento de nacer, en el hospital o clínica: aunque parezca insólito, tristemente ha sucedido y no estamos exentos de que nos pueda suceder.
  • Nace con alguna malformación o incompleto: en estos tiempos es muy difícil no poder detectar a tiempo este tipo de situaciones, ya que, existe una variedad de exámenes que se practican durante el embarazo, sin embargo, nuestros temores van más allá e inclusive nos juegan en contra muchas suposiciones que nos vamos haciendo y van incrementando los miedos. 
  • Que nos se parezca a la familia, en especial a su padre: si la pareja es estable no debería aparecer este tipo de temor, sin embargo, muchas veces se debe a la presión de la misma sociedad sobre el patrón de que los hijos deben heredar desde que nacen rasgos físicos de sus familiares más cercanos como  del padre por ejemplo. 
  • Sufra un secuestrado: las madres en algún momento sienten este temor, pero es totalmente irracional. Sabemos que en sociedades inseguras nadie está exento a un secuestro, pero la razón no es la perfección de la persona.

Nuestro cuidado siempre está influenciado por nuestros miedos, miedos que solo las madres podemos entender perfectamente, pero, ¿cuándo podemos saber si nos excedemos?

Existe un síndrome llamado «el síndrome de Wendy» que consiste en una sobre protección excesiva en la madre y esto puede generarle problemas al niño.

Sindrome de Wendy

No quiere decir que este síndrome sea malo, pero sí puede ser perjudicial para el futuro de nuestros hijos.

Los psicólogos afirman que las personas que hayan sufrido cierto abandono de sus padres y carencia afectiva cuando eran pequeños, pueden llegar a sufrir de este síndrome porque quieren darle a sus hijos todo lo que ellos padecieron.

Síntomas del síndrome de Wendy

  • Tratan de hacer siempre todas las tareas del hogar. No quieren por nada del mundo que sus hijos laven platos, limpien o hagan la comida…
  • No quieren que sus hijos tengan obstáculos. Tratan de hacer todas sus responsabilidades, le ordenan los libros que deben llevar a la escuela, se dejan ganar en los juegos.
  • Son padres controladores y dominantes. Siempre esperan que sus hijos sean obedientes.
  • Siempre quieren agradar a los demás. Incluso, renuncian a sus propias necesidades.
  • Siempre se sacrifican por sus hijos. Son capaces de hacer cualquier cosa por ellos.
  • Huyen de las situaciones conflictivas. No les gustan los problemas, siempre tratan de evitarlos.
  • Cuidan en exceso de sus hijos. Siempre buscan cuidarlos y protegerlos de cualquier cosa.

Se puede ser una madre protectora sin necesidad de llegar a ser una madre «Wendy». Como madres sabemos cuáles son nuestros mayores temores, pero es importante que nuestros hijos tengan responsabilidades, tengan sus propios tropiezos y aprendan de sus errores, de eso se trata.

No es sencillo que nuestra mentalidad cambie de un día para otro, pero sí, podemos recibir algunos consejos de cómo superar el miedo a ser madres.

¿Qué puedes hacer?

  • Ámalos y demuéstraselos.
  • Asimilar que es un proceso natural y más si eres madre primeriza.
  • Ante lo que no puedas controlar, busca ayuda, infórmate y consigue las herramientas para ir manejando la situación.
  • Has lo que este a tu alcance para que puedan gozar de buena salud y enseñarles a cuidarse.
  • Aprende a cómo hacerles creer en ellos mismos, en sus capacidades, a que fortalezcan su autoestima.
  • Con el ejemplo, enséñales a ser sensibles y valientes a la vez.
  • A luchar por lograr sus metas y también a aceptar las realidades por dolorosas que sean.
  • A que mantengan la mejor actitud ante las dificultades.
  • El instinto de una madre pocas veces se equivoca, síguelo, hazle caso.
  • Y lo más importante, siembra valores, esa será la mejor herencia que les dejes a tus hijos.

Conclusión

Temor de Madre_Felicidad hijos

El miedo a ser madres es totalmente normal y lo podemos sentir todas. Lo importante es que estés bien informada, recibas consejos de otros padres y mantengas la mejor actitud ante las dificultades. 

Ten presente que vas a prendiendo y mejorando la técnica a medida que más prácticas tengas, pero lo más placentero es poder refugiarse en la sonrisa de un hijo, es el mejor regalo que nos dan.

¿Como te va en esta bella profesión?. ¿Qué nos aconsejas para neutralizar los miedos?

Mayra Rengifo

Curso Mamá Feliz

También te puede interesar:

¿Qué piensas sobre este tema? Deja tu comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *