Prácticas de una mujer feliz

10 prácticas de una Mujer Feliz

La mejor y más completa educación, nos la provee la vida misma, en cada aprendizaje vamos encontrando herramientas, en este caso surge un resumen de Prácticas de una mujer feliz.

¿Qué es la felicidad?

Existen diversas definiciones, desde la más científica hasta la más real y humana.

Citaremos a varios personajes que fueron acertando en su definición, de acuerdo a las mismas experiencias de vida:

“La felicidad que se vive, deriva del amor que se da” – Isabel Allende-.

“Consiste en hacer el bien” -Aristóteles-.

“La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos”-Henry Van Dyke-.

Nos han programado de una manera errónea sobre la felicidad, nos han hecho creer que tener, controlar, manipular o impresionar a los demás, es igual a felicidad, haciéndonos creer que se encuentra en el exterior, que incluso, una mujer feliz es delgada, blanca o negra con la cabellera larga.

¿Cuándo empieza a sentirse la felicidad?

  • Cuándo nos conocemos, y sin castigarnos aceptamos quienes somos y como somos, sin necesidad de compararnos, entendamos que somos diferentes y tenemos capacidades, aptitudes y limitaciones muy propias.
  • Al compartir nuestros dones y talentos, demostrándonos lo que somos capaces de hacer.
  • Cuándo disfrutamos de lo que sucede, sea bueno o malo, ya que, cada experiencia nos deja un aprendizaje y nos hace evolucionar.  

Prácticas de una mujer feliz

10 prácticas de una Mujer Feliz:

1. Agradece.

La gratitud es una de las virtudes más hermosas del ser humano. En nuestra búsqueda del bienestar, es una cualidad crucial para alcanzar felicidad, alegría y energía.

Cultivar el hábito del agradecimiento no solo influye en la parte psicológica o emocional de nuestra vida, sino que nos ayuda a alcanzar el equilibrio cuerpo-mente, para dar un paso más hacia la excelencia.

Empieza con una sonrisa, las personas se alegrarán al ver que sus acciones te han hecho sonreír. Permite que los otros sepan que estás agradecida.

2. Invierte en su desarrollo personal.

Empieza por determinar las carencias y en función a ello identifica las áreas que se deben reforzar para ser una mujer feliz.

Tomar la decisión de invertir tiempo en nosotras mismas, ya es un gran paso, lo demás queda en las herramientas que se pueden ir consiguiendo a través de familiares, amigos, profesionales de la materia y hasta en material pedagógico que se puede consultar las veces que sean necesarias.

3. Tiene definidos los valores más importantes para ella.

Los valores determinan tu forma de ser y guían tu conducta, para definirlos debes pensar en qué se fundamenta tu identidad como mujer, qué es lo que te lleva a tomar decisiones y qué es lo que te hace fuerte.

La práctica de los valores que te definen debe ser coherente con lo que sientes por ti y con tu propósito de vida.

4. Sincera sus objetivos y plan de acción.

Empieza por visualizar donde estás y hacia donde quieres ir, por cuestionar los objetivos planteados, comprendiendo si estás realmente motivada, si cuentas con los recursos, estrategias e incluso aptitudes para lograrlo.

De esta manera se sinceran las expectativas y se minimizan las frustraciones. A medida que te vayas demostrando que puedes alcanzar las metas, que aprendes de las lecciones en el camino, vas a lograr la satisfacción que te hará cada vez más segura y fuerte.

El plan de acción será la ruta, depende de nosotras mismas el diseño, enfoque y la dedicación diaria a cada tarea por más pequeña que sea.

5. Determina la mujer que quieres ser.

Tiene claro que quiere ser una mujer feliz y busca como desarrollar y hacer realidad ese deseo.

Empieza por lo básico, sobre cómo quieres verte, cómo quieres actuar e incluso cómo quieres hablar. Decide la mujer que quieres ser, visualízala y conviértete en ella.

Pregúntate:

¿Quieres ser una mujer feliz que mantiene la calma en situaciones difíciles?

¿Ser quizás una mujer llena de energía que trabaja siempre sonriente?

¿Una mujer elegante o quizás una mujer deportiva?

¿Qué mujer quieres ser?

Afírmalo:

De ahora en adelante soy una mujer ………

Ser una mujer … , … , … , me hace una mujer más feliz.

Prácticas de una mujer feliz

6. Toma lo positivo de las experiencias y es optimista.

Habla de lo positivo de tu reacción ante una mala experiencia, habla de lo que harás para evitar que vuelva a ocurrir o habla de lo que aprendiste con ello. Busca lo positivo y explótalo al máximo.

Comparte las experiencias buenas con otros e inspira, no dejes que ese buen momento se limite a ello. Conéctate con otras personas gracias a eso, regala un buen momento a tus seres queridos con ello.

7. Se rodea de gente positiva.

Aléjate de la gente que vive quejándose y no hace nada, aléjate de las personas que critican y juzgan a otros.

Rodéate de gente positiva y aprende de ellos, déjate contagiar de su forma de ver la vida, de sus energías positivas y sé una mejor persona para este mundo.

8. Tiene conversaciones profundas.

Las conversaciones profundas te hacen menos propensa a ser una persona solitaria y las personas sociales son más felices. Úsalas para dedicar tiempo y compartir momentos agradables con otros, regala algo positivo de ti y aprende.

Muchas mujeres pierden su atractivo al ser aburridas o negativas y tú debes resaltar no solo por la forma positiva en la que te comunicas sino también por las cosas que dices. 

9. Persiste y resiste.

Ante los momentos difíciles y días de dudas, es necesario verlo como pruebas que se deberán superar y ser resiliente.

Nada nuevo crece en la zona de confort. La ilusión no brilla en ese rincón cómodo y rutinario. Para alcanzar el éxito y abrazar la felicidad hay que resistir y persistir cada día.

10. Práctica actividad física.

Necesitas de serotonina, dopamina y de endorfinas, son las hormonas responsables de hacernos sentir satisfacción y las encontramos principalmente después de realizar ejercicio.

En la misma línea, cambiar tu interior implica también mejorar tu salud y tus niveles hormonales.

Lo mejor es hacer ejercicio, pero si no te gusta, debes por lo menos mantenerte en movimiento. Baila, camina, pasea, trabaja en el jardín, juega con tu perro, etc.

Conclusión

La felicidad se refiere a un estado de ánimo, es una decisión. Podemos experimentar el dolor y no quedarnos atrapados en él, podemos sentir frustración, rabia, decepción, tristeza y estar conscientes de que somos capaces de sentir, de vivir cada etapa y decidir superarla, no es lo mismo que huir.

Mujer feliz

El objetivo es poder encontrar el bienestar, la paz y la excelencia en lo que hacemos. 

“Felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer lo que uno hace” -JeanPaul Sartre-.

¡La vida es hoy!.

Compártenos tu práctica favorita, ¿cuál es tu recomendación?

Mayra Rengifo

Guía para ser una Mujer Poderosa

¿Qué piensas sobre este tema? Deja tu comentario...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *